Juncal 831 3ro Apto 0301 - Cap. Fed. | Teléfono: (54-11) 4894-0881 // 4314-3456 | E-mail: info@ontheway.com.ar
Buscador por palabra
BUSCAR
Quebec
DETALLE DEL DESTINO

Mundo europeo en pleno continente americano.

Es uno de esos lugares mágicos que nunca envejecen pero que siempre lucen su traje de ciudad antigua. Sus tesoros históricos son custodiados por un cordón de montañas y descansan sobre las márgenes de un río. También se esconden entre bosques de encantos naturales o en las mágicas campiñas francesas que salpican las laderas. El conjunto es insuperable, y seguramente agradará a todo aquel que ame la historia, los paisajes otoñales y la cultura galesa. Quebec es una ciudad con vida propia. Como punto preeminente de la región francesa canadiense, ha reclamado varias veces su autonomía y cada tanto sorprende al mundo con sus gritos de libertad, que buscan concretar algún día una nación independiente. Quizá sea esta ambición lo que la ha coronado con rasgos tan diferentes de los de las otras ciudades canadienses que la han convertido en una visita obligada. Este mundo francoparlante de ninguna manera puede ser eclipsado por Montreal. Ciertamente, la lengua es el factor más relevante de diferenciación más relevante del resto del país pero, sin duda, el más interesante es el que tiene que ver con las tradiciones. Quebec es un mundo europeo en pleno continente americano. Haciendo honor a las costumbres francesas, las cuadras están repletas de restaurantes y bares, que jamás encontraremos vacíos. Los quebequenses también son artistas culinarios, y se esfuerzan por cuidar cada detalle en la preparación de pescados, dulces y chocolates. Sabores a quesos y a crêpes se mezclan con recetas nórdicas, que confunden nuestros paladares. Su territorio encierra un pasado fascinante. Sus ladrillos grises de ciudad amurallada nos insinúan historias épicas que se han sucedido detrás de las paredes, y así sus muros se convierten en testigos de la misteriosa riqueza por la cual Quebec ha sido declarada patrimonio de la humanidad. La historia se propaga a lo largo de las montañas, hasta el lugar donde veinticinco escalinatas unen la ladera mítica con la moderna. Más allá de que Quebec sea un gran museo o una pequeña Francia, es simplemente bella. Si la visitamos en invierno, sentiremos los helados vientos que dejan las calles desérticas, pero que nos van llevando hacia los más hermosos paisajes fríos. Y si llegamos en primavera, veremos una Quebec transformada por el tibio sol y por las tímidas flores, por un suave calor que lleva a su gente a abandonar los interiores para disfrutar por unas cortas semanas de un paisaje azul.
Los imperdibles:

  • BASÍLICA DE SANTA ANA DE BEAUPRÉ.
    Quebec está junto a las aguas del río San Lorenzo, que en esa parte se convierte en un torrentoso rápido. Según la leyenda, Santa Ana protege a los marineros del naufragio en sus aguas. La basílica es el edificio más grande de la ciudad y durante las fiestas patronales está colmada de fieles.
    Informes: avenida Royale 10018.
  • BOULEVARD DE LA GRANDE ALLÉ
    La avenida más concurrida por la cantidad de restaurantes y bares que están siempre llenos. Perfecto para caminar y parar a tomar algo.
  • CARTIER NATIONAL HISTORIC PARK
    Se ha construido en honor al explorador francés que reclamó por primera vez estos territorios para la corona francesa. En este preciso lugar se fueron asentando los conquistadores, a orillas del río San Lorenzo. Por tanto, la zona es considerada el punto fundacional de la ciudad. Hay una réplica del barco en el que habrían llegado los franceses.
  • CHATEU FONTENAC.
    Este hotel de principios de siglo está ubicado donde se enconntraba la sede del gobierno de la Nueva Francia. Es uno de los paisajes más reconocidos de la ciudad y uno de los hoteles más bellos del mundo. El color verde de los techos es producto de la capa de cobre que los recubre.
    Informes: calle de las Carrieres 1.
  • CONVENTO DE LAS URSULINAS.
    En 1639, dos monjas francesas fundaron este convento donde funciona la escuela de mujeres más antigua de América del Norte, aunque hoy ha cambiado de dueños. Dentro del convento están la capilla y el museo de las Ursulinas.
    Informes: calle Donnacona 18.
  • EDIFICIO PRICE.
    Es el primer rascacielo de la ciudad nueva. Ya cumplió los setenta años y es la sede del gobierno de Quebec, que le compró el edificio a la compañía Price.
    Informes: Calle Santa Ana 65.
  • EL CASCO HISTÓRICO
    Un paseo por las calles estrechas de la parte más antigua de Quebec nos llevará a conocer las iglesias y casas de piedra que pintan la ciudad con tonos europeos. Se trata de una zona muy compacta, que se puede recorrer a pie. Está muy cerca del río y se conoce con el nombre de "Lower Town". La manera más original de pasear por sus rincones es a caballo. Uno puede alquilar una carreta para dejarse llevar por los lugareños a través de las calles empedradas, de una forma más acorde a la vieja usanza. Si uno atraviesa las murallas, pasa a la parte moderna de la ciudad, donde los edificios y los shoppings inundan el paisaje. Precisamente, a esta zona nueva se la llama "Upper Town", en contraposición con su vecina.
  • LA PUERTA DE ST. LOUIS
    Es una de las tres puertas de acceso a la ciudad, ya que era una de las entradas al interior de las murallas. Aquí se puede empezar el paseo por las partes superiores de las paredes, que ofrecen las mejores vistas panorámicas.
  • MUSEO DE QUEBEC.
    Este museo alberga la impresionante cifra de 18.000 obras de artistas locales de los últimos 300 años. El edificio también es una atracción, y hace un tiempo se anexó parte de una prisión del siglo pasado con barrotes y todo como parte del paseo.
    Informes: avenida Wolfe Montcalm 1.
  • PARQUE DE LA ARTILLERÍA.
    Este parque de 20 edificios era la sede de la defensa de la ciudad y del arsenal. En el edificio donde se guardaba la pólvora se puede ver una maqueta de Quebec a principios del siglo XIX
    Informes: Río Charles y Puerto Viejo.
  • PLACE ROYAL
    Aquí se encuentra el monumento a Samuel Champlain, ya que en este exacto lugar el general fundó "la Nueva Francia" en 1608. Está rodeada de escaleras que llegan desde las otras laderas, y que unen la parte antigua y la moderna de Quebec. Lo más atractivo del paseo son los pequeños negocios de madera, en los que los locales ofrecen antigüedades. Hay varios bares y restaurantes como para almorzar o cenar al más auténtico estilo francés.
  • TERRASSE DUFFERIN
    Es el lugar más emblemático de la ciudad. Bordeado por una colina que desciende hasta el puerto, los caminos nos llevan hasta las orillas del río San Lorenzo. Es el sitio privilegiado para pasear por la parte baja de la ciudad, con la mejor vista de la rivera y de la isla de Orleans, un poco más al fondo.






  • Brasil!
CONSULTAS
Sudamérica
Argentina
Brasil
Caribe y Centroamérica
Europa
USA
Canadá
Asia
HERRAMIENTAS
Mi E-Tkt
Clima Mundial
Hora Mundial
Mapas
VIAJES CORPORATIVOS
Misión
Herramientas de Gestión
Su consulta
INSTITUCIONAL
Quienes Somos
Condiciones Comerciales
Beneficios
Privacidad
CONTACTENOS
Enviar un e-mail
Un desarrollo de ORION AMERICAS